¿Votar o no votar? Ésa es la cuestión.

Por Luis Piza. Votar es tomar responsabilidad de la realidad que enfrentamos. No votar, permanecer indiferentes, es negarla; es quejarse de una situación injusta y al mismo tiempo no hacer nada por cambiarlo, con la frecuente excusa: “no importa lo que yo haga, todo seguirá igual”.

Votar o no votar tiene un trasfondo inclusive psicológico y es una expresión de un estado mental de indefensión, conformismo y desesperanza. Es, en otras palabras, no querer ser responsable (o por lo menos co-responsable) de todas las cosas que nos parecen mal y con las que tenemos que convivir día con día.

La solución entonces, empieza por hacer algo al respecto, con madurez y responsabilidad. Esto significa que no seamos ingenuos y que no pensemos que por invertir una hora de nuestro tiempo en un día de nuestras vidas, el resto de nuestro porvenir estará resuelto; o que nuestro futuro, sea cual fuere, es consecuencia de este único acto.

Es como hacer una dieta: si te quejas de que estás gordo(a), de que “nada te queda” y de que la gente se burla de ti o te estereotipa por tu apariencia física, la solución es un cambio de hábitos. De nada te servirá comer correctamente o ejercitar por un día, ni siquiera una semana. Es una práctica continua, donde la excepción tendrá que ser volver al estilo de vida anterior.

Habrá muchas excusas en el camino para no empezar o para permitirse fracasar: que tus papás nunca te enseñaron a comer bien; que todos tus amigos son gordos; que la mayoría de la comida engorda mucho; que no tienes tiempo ni dinero para invertir en comida saludable o hacer ejercicio; que para qué hacer dieta, si al final todos engordan; en fin… la lista podría ser muy larga, pero con todas esas razones, sólo le estaríamos dando la vuelta al punto más importante, debes hacerlo porque es bueno para ti y porque, en el fondo, lo quieres desesperadamente aunque por fuera luzcas resignado o hasta contento.

La democracia, y por ende, el control de nuestro presente, es igual. Tenemos que tomar responsabilidad y hacer algo al respecto. Si esto implica tomar una decisión y votar el 1 de julio, hagámoslo; si implica dar seguimiento al ganador, denunciar las malas prácticas y reconocer las buenas, adelante. Tomemos esa decisión para nuestro presente y futuro, con madurez y responsabilidad. Ya que siempre tendremos el gobierno que como pueblo, merecemos. Empieza hoy informándote y decidiendo cuál es el mejor proyecto y candidato para nuestro México.

¿Y tú qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s