Somos un país desigual

Por Anaid Olmedo. Como ya se ha repetido en múltiples ocasiones y en diferentes espacios, las elecciones de 2006 utilizaron ciertas estrategias mediáticas para desacreditar e infundir miedo respecto a Andrés Manuel López Obrador. En aquellos momentos lo compararon con Hugo Chávez y le achacaron una imagen de “socialista extremo”. Este estigma ha venido siguiendo su trayectoria política y aunque no hay una prueba que fundamente este temor, la percepción no ha cambiado en algunas personas.

Estas elecciones parecían estar mucho más “tranquilas” en ese sentido. La misma estrategia mediática (“contraste”) la está utilizando en PAN ahora en contra de Enrique Peña Nieto, pero en los últimos días, a raíz de las manifestaciones de los estudiantes y grupos que rechazan a este último candidato y la inminente caída de la popularidad de Josefina Vázquez, parece que los “estrategas” han puesto nuevamente en la mesa este recurso del pasado en el que se nos “pinta” a un candidato socialista extremo y revoltoso.

Comentarios en las redes sociales e incluso en las pláticas “en corto” con amigos no faltan aquellos que piensan que al llegar a la presidencia López Obrador aplicará el socialismo de esta manera: “si tienes dos casas, te quitará una” hasta aquellas que dicen que “cerrará Starbucks”.

La única lectura que se le puede dar a eso (desde mi punto de vista) es que estas clases sociales que se sienten aludidas y sobre todo “temerosas” sólo reflejan egoísmo, desinformación o miedo irracional. Basta ver cómo ejerció el poder Andrés Manuel como jefe de gobierno para darse cuenta de que no hay razón para temerle, ya que fue un gobierno para ricos y pobres. Por otro lado, si ponemos más atención en las calles del país nos daremos cuenta de que hay gente que no tiene trabajo, que vive al día o que ni siquiera sabe qué va a comer. Gente que seguramente en años no ha podido estrenar un par de zapatos y que mucho menos posee una casa o un lugar seguro para vivir.

Y esto a final de cuentas se llama DESIGUALDAD, estado que no comulga en lo absoluto con los valores universales que como seres humanos tendríamos que perseguir (y que seguramente todos pensamos que merecemos): justicia, respeto, igualdad, solidaridad, paz, etc.

La consigna final de este texto es invitar a los lectores a que profundicen este tema, hay instituciones serias que se dedican a investigarlo, conocer las causas y perjuicios, y las cifras actuales en México. Y si no tienes tiempo sólo piensa que el hombre más rico del mundo es mexicano y que actualmente este país cuenta con 60 millones de pobres.

Les comparto unas ligas para profundizar en los temas que se tocan aquí:

Acerca de las campañas en 2006 (de Sergio Aguayo): http://www.adnpolitico.com/2012/2012/04/12/la-campana-negativa-de-2006-documentada-por-sergio-aguayo

Desigualdad en México (En CNN Expansión): http://www.cnnexpansion.com/economia/2012/03/08/si-carlos-slim-se-fuera-de-shopping

La violencia de la desigualdad (texto de Maite Azuela):http://lasillarota.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=39820:la-violencia-de-la-desigualdad&Itemid=44

¿Y tú qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s