¿El proyecto de izquierda es el mejor?

Muy simple: no. Simplemente por ahora, es el más adecuado.

Los proyectos políticos, sociales y económicos son tan buenos o malos como cualquier otra cosa que tenga pros y contras. Hagamos hoy la comparación con las medicinas y complementos alimenticios.

Si a un niño hiperactivo le das un shot de energías, cafeína, guaraná y demás estimulantes, no le harás ningún bien. Si a una persona con depresión le recetas un depresivo, pues capaz que hasta lo pierdes. La clave está en recetar el medicamento adecuado para el problema indicado.

Como en un episodio cualquiera de Dr. House, si se hace un diagnósitico basado en la evidencia que no es consluyente, se receta un medicamento para que, a través de la respuesta del paciente, se determine si el diagnóstico fue el correcto o no, entonces la clave está en observar la evolución del paciente. Si éste mejora, el diagnóstico y por lo tanto el medicamente elegido fue el correcto. Si éste inicialmente mejora, pero después empeora, lo mejor es reevalar si el medicamento necesita una mayor dosis o algún complemento, tal vez un cambio radical. Si por el contrario, desde el inicio el paciente empeora, inmediatamente es necesario eliminar el medicamento y rediagnosticar.

México, como nuestro paciente imaginario, inicialmente pareció mejorar, pero esta situación fue externa y no duró mucho tiempo. Tenemos certeza de que el “diagnóstico” y por ende el “medicamento” que se nos recetó no fue el indicado. Sin embargo tenemos unos enfermeros y doctores muy tercos que nos repiten constantemente: “sigamos por el mismo camino”, “hay que aumentar la dosis”, “es cuestión y de tiempo”, y recientemente a manera de consuelo, “en este mal de muchos, nosotros no estamos tan mal”.

Así, ante una capitalitis neoliberalis aguda, lo más adecuado es una dosis urgente de Socialin, no seguirnos inyectando Capitalin. El truco está en saber detectar los tiempos para conservar los equilibrios. Un socialismo extremo, conjugado con corrupción en el gobierno (algo de lo que ningún país ni sistema están exentos) puede llevarnos a otro bloque soviético, Venezuela o la Cuba actual (la revolucionaria fue la dosis que se necesitaba). Necesitamos una dosis tal que nos dé un estado de salud financiera y de crecimiento como Brasil, Canadá, Chile o Francia entre otros.

Haciéndolo más evidente, el gran problema acutal es el reparto desigual de la riqueza y la corrupción. Corrigiendo esos dos, todo lo demás (seguridad, crecimiento, educación, ciencia, relaciones exteriores, etc.) serán mucho más fáciles de resolver.

El capitalismo supone que al pocas personas ser muy ricas, “derramarán” esa riqueza entre los pobres y así se detonará el crecimiento. Muy parecido a la analogía de unos glotones comiendo y dejando caer boronas y de vez en cuando un pedazo semi comido de sus ricos alimentos para las creaturas minúsculas y dependientes de ellas que viven en el piso, como una especie de mascotas o insectos.

El socialismo, por otro lado, propone que los pueblos sean autosuficientes, que produzcan lo que necesitan para vivir, que los sobreprecios sean regulados para que todos los individuos tengan acceso a todos los bienes en mayor o menor proporción, pero que nadie quede fuera.

Eso es lo que necesitamos actualmente, desde nuestro punto de vista. Que no seamos un país con el hombre más rico del mundo y que a la vez la mitad de la población viva en la pobreza. Si todo este dinero estuviera repartido más o menos igual, la vida de millones de personas sería mucho mejor y nadie dejaría de tener lo que necesita. Con el capitalismo, lo que se promueve y celebra es la búsqueda de la glotonería, la ambición y la avaricia como el ideal a alcanzar. Esto a sabiendas de que con un número finito de recursos, no todos pueden tener acceso a esos lugares. Entre más alto se sube en la escala socioeconómica, más solo se está.

¿Y tú qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s